Noticias

La polaridad en la relación de pareja

16 de febrero de 2021

Hoy volvemos a cederle el teclado a Idili Lizcano, Fundador de Alqvimia, Perfumista, Filósofa y Maestro de Meditación para descubrir la polaridad en la relación de pareja y las gamas Sensuality y Seductive de Alqvimia.

Un universo sexual

Según la sabiduría hermética de los alquimistas, el universo en su origen es la manifestación de una esencia primordial e inmutable que  permanece en una luminosidad profunda, en una dimensión invisible, siempre joven y en un estado de pureza original. En ese campo de consciencia no dual todo es uno, una sola realidad, un solo ser. La palabra “dios” proviene del latín “deus” que a su vez tiene un origen griego en la palabra “zeus”. Pero la raíz etimológica última procede del antiguo idioma indoeuropeo  “thei vos” que significa espacio de luz. Por tanto dios es un espacio de luz. En el momento de la creación, este ser despliega dos manifestaciones de sí mismo. Una es una fuerza centrífuga, expansiva que los maestros taoístas llaman yin y la otra es  una fuerza centrípeta yang. Ambas fuerzas están jugando en un eterno movimiento de atracción mutua promovida por un magnetismo inmanente.

La visión de los egipcios

Los egipcios realizaron uno de los experimentos espirituales más avanzados de la historia de la humanidad. Durante cuatro milenios hubo unos hombres que intentaron edificar un templo de las dimensiones de una civilización, un templo que expresara la armonía del cosmos.  Decía el historiador Herodoto que fueron el pueblo más espiritual de la antigüedad. Para ellos ese espacio de luz está a la vez fuera en el cosmos y a la vez dentro del ser humano. Por eso consideraban que el hombre era un microcosmos y en el universo un macrocosmos. Por eso dios está en el corazón de cada ser humano. Es un reflejo de él. Egipto supuso vincular el hombre a dios, la tierra, el cielo, el tiempo, la eternidad. Su visión de la realidad era espiritual. La misión del ser humano era volver la sacralidad primigenia de la realidad, era lo que Mircea Eliade llamaba la Hierofanía. Ver lo sagrado en todo.

La creación del universo para los egipcios era un fenómeno que refleja esta visión que hemos definido anteriormente. El dios primordial era Atom, el espacio de luz infinita. Pero de él se manifestaban dos fuerzas opuestas que se atraen: una es el dios Shu y la otra es la diosa Tefnut en el espacio cósmico, lo etéreo y lo húmedo, en nuestro mundo se revelan como Geb y Nut. Uno es la tierra, la materia,  la fenomenología encarnada de origen masculino y la otra el firmamento,  el espacio expansivo, etéreo en esencia femenino. Este fenómeno de la cosmogénesis era, en las primeras dinastías, considerado como sexual. El universo es fruto de la fuerza y la manifestación sexual de los dioses.

La visión de los griegos

Los griegos consideraban  que la creación del universo era la consecuencia de la fusión de dos energías que se atraen mutuamente impulsados por una fuerza irrefrenables. Según Hesíodo en el principio de todo existía  un gran espacio vacío que él llamó caos. La  otra fuerza es el Eros, el amor. Estas energías se fusionan y crean la vida en todas sus manifestaciones. El amor, Eros es la fuerza que sostiene el espacio vacío, que lo vertebra que le da sentido a la existencia. El amor y el vació se unen en un abrazo infinito. Sin el amor el universo sería un caos primordial.

La visión de los budistas

En el budismo tántrico se considera que el universo tiene un origen masculino y femenino. El amor es sabiduría primordial imparcial libre de limitaciones. Es la unión omnipresente de consciencia y vacuidad.  La consciencia está conectada con la dimensión masculina del cosmos y la vacuidad  es su esencia femenina.  Ambas se unen en un abrazo  infinito, una unión sexual ilimitada que abarca el Universo entero. Estas fuerzas divinas universales  son representadas por una pareja de budas en unión sexual; uno masculino, Samantabadra y la otra femenina conocida como Samantabadrini. Ambas se sienten atraídas de manera irresistible.  la una hacia a la otra. Solo completan la plenitud en su fusión, su unión tántrica. Por eso la unión sexual se vuelve la técnica sagrada más eficaz a nivel humano para llegar de nuevo al origen primordial que significa la liberación. El amor permanece en la esencia desnuda, la unión omnipresente de consciencia y vacuidad. El universo se crea gracias a la atracción.

EL AMOR MAGNÉTICO O LA FUERZA DE LA ATRACCIÓN.

Cuando dos seres humanos se atraen mutuamente se conectan con esta fuerza magnética del amor y por eso es tan importante la polaridad en la relación de pareja . Ese amor, ese eros primordial implica querer perderse y la vez encontrarse en el universo a través de la presencia del otro. Jean Paul Sartre decía que “el otro es el infierno” pero aquí el otro se transforma en un ser divino porque es el vehículo impulsado por eros que nos lleva a la libertad absoluta del ser. Es el eterno retorno Nietzsche que nos impulsa a volver al origen, al origen  de todo. Donde todo es  paz, felicidad y gozo que tienen límites.

Cuando una pareja humana se une son dos microcosmos que se fusionan para llegar al éxtasis y ese éxtasis  es la naturaleza última de la realidad. El deseo es la fuerza motriz. Decía Spinoza que habían tres tipos de deseos fundamentales que él llamaba “afectos” pero que se podrían traducir por emociones: Una era el deseo que nos impulsa a perseverar en la naturaleza de nuestros ser. Es un impulso de vida, el “conatus”. La segunda emoción es la alegría. Si conectamos con el deseo positivo nos conducirán a ese estado de plenitud. Y la tercera es la tristeza que es la que nos inhibe, nos aleja de este deseo de unión. Para Spinoza el amor está fundado sobre el deseo. Ese deseo es el que utiliza en camino del Tantra para llegar a la máxima potencia del ser humano: el ser divino de Pitágoras, el super hombre y la super mujer de Nietzsche. El humano elevado a su máxima potencia.

“Un elemento esencial para que se produzca esta magia de la atracción en la pareja es la polaridad. Hay una ley universal que dice que a más polaridad más atracción. Cuando más masculino es un hombre más  atractivo será para una mujer muy femenina. Si observamos el comportamiento de los imanes veremos que los polos idénticos se rechazan y los polos opuestos experimentan una enorme atracción mutua. Una mujer muy yin resultará muy atractiva para un hombre muy yang.”

Los  seres humanos, como los aceites esenciales y todas las demás cosas del universo, tenemos una polaridad energética. Esta es la que no marca  a la hora de escoger  nuestras relaciones amorosas y sexuales. Por el contrario una mujer poco femenina más yang, atraerá por lo general, un hombre muy ying. Un hombre cargado con una energía muy yang y una mujer también muy yang no se sentirán atraídos el uno hacia el otro, sino que experimentará una sensación de distanciamiento que se puede convertir en rechazo. La polaridad en la relación de pareja puede ser exclusivamente física pero también puede ser emocional, mental.

LOS ACEITES ESENCIALES DE LAS FLORES Y SU CAPACIDAD PARA MEJORAR LA ATRACCIÓN SEXUAL EN LAS PAREJAS.

Los Aceites Esenciales  de las plantas, maderas nobles o resinas olorosas son uno de los elementos más eficaces para mejorar la capacidad de atracción y magnetismo sexual de las parejas porque tiene el poder de cambiar nuestra polaridad energética y demás hacerlo de una manera rápida y poderosa, beneficiando así una buena polaridad en la relación de pareja .

Los aceites esenciales en las mujeres…

Los aceites de flores tales como Jazmín, Rosa, Neroli, Geranio, Ylang Ylang tienen el  poder de aumentar la feminidad en una mujer y hacer que los hombres la perciben mucho más atractiva. El proceso es sutil pero muy poderoso y se nota a los pocos días de utilizarlo. Existe un intercambio alquímico que se produce a nivel de la esencia vital de la mujer. Sus hormonas también se ven transformadas. Un río de feminidad fluye hacia la mujer impregnándola de un poder magnético sensual y tremendamente efectivo a la hora de seducir a la pareja.

polaridad en la relación de pareja

Productos como el Sensuality Body Nectar, el Intimate Oli de Sensuality, las cápsulas Woman’s Essence o el Esprit de Parfum Sensuality son especialmente efectivos para inundar la mujer de un poder de seducción extraordinario y así mejorar la polaridad en la relación de pareja.

También os recomiendo hacer los dos talleres que podréis encontrar on line en al apartado de Alqvimia Academy;  tanto el Taller de  Empoderamiento Femenino como el Taller del  Gozo aumentarán  vuestro magnetismo sexual y vuestra belleza. Esa energía es la que nos fascina a los hombres.

“Muchas veces el tipo de vida tan yang, el estrés, la vida profesional excesivamente activa vuelven a la mujer muy yang y por tanto menos atractiva. ALQVIMIA es la única marca del mercado que funciona a estos niveles con la energía femenina pudiendo crear una transformación real a un nivel muy profundo”.

Los aceites esenciales en los hombres…

Con los hombres se produce una misma situación. Un hombre que posea poca energía yang, sin capacidad de decisión, sin rumbo en el océano de la vida, sin presencia, sin consciencia resulta muy poco atractivo para una mujer.

En los últimos 40 años los hombres se han vuelto más yin en muchos aspectos. También han perdido el poder de su esencia masculina. El estrés, el exceso de preocupaciones, una alimentación desestructurada… han tenido un efecto destructivo sobre nuestra esencia masculina.

polaridad en la relación de pareja

Alqvimia pone al alcance de los hombres que quieran contactar con su masculinidad una serie de productos especialmente creados para nosotros. El Aceite Corporal Seductive Man es un bálsamo regenerador de la masculinidad. Actúa tanto a nivel físico como a nivel emocional para equilibrar la polaridad en la relación de pareja.

También es un gran producto el Esprit de Parfum Seductive Man. Es una fragancia que inmediatamente potencia esa energía de fuerza, nobleza, consciencia, de rumbo y dirección, de amor. Esto se consigue gracias a la magia de acción de Aceites Esenciales como el Sándalo, el Vetiver, el Cedro, el Jengibre y el Patchouli.

“Os proponemos mejorar vuestra sexualidad, vuestra relación de pareja y vuestra sexualidad utilizando el poder que la naturaleza ha conferido a los aceites esenciales. Atreveros a penetrar en ese potencial de placer, de magnetismo, de seducción, de belleza,  de éxtasis de la mano de ALQVIMIA”.

Encuentra tu ritual de belleza Sensuality y Seductive en la Store & Spa Alqvimia más cercana a ti:

Alqvimia Store & Spa son templos de belleza donde se puede vivir la experiencia Alqvimia al completo, con toda su gama natural y rejuvenecedora Alqvimia. Ven a descubrir nuestros productos, aprende a usarlos en nuestros talleres, disfruta de nuestros rituales de cabina más exclusivos y visita a nuestra terapeuta holística para conocer los tratamientos que mejor se adaptan a ti. Sumérgete en una experiencia de belleza sublime. Transforma tu cuerpo, mente y alma. Para reservas en Alqvimia Spa Barcelona clic aquí.

También podrás disfrutar de la magia de nuestros productos y rituales en numerosos centros de belleza para encontrar el más cercano a ti haz clic aquí.

Artículo escrito por Idili Lizcano, Perfumista, Filósofo y Maestro de Meditación Fundador de ALQVIMIA.

You Might Also Like