Noticias

GIVING TUESDAY DE LA FUNDACIÓN ALQVIMIA

2 de diciembre de 2019

ALQVIMIA y su Fundación nacen de la visión humanista y filantrópica de su fundador Idili Lizcano. 

Hace casi un año nos reunimos en Can Durán con Idili, Drolma y Magdala África para hablar de la misión de la Fundación ALQVIMIA. Se constituyó ya en 2009 con el objetivo de colaborar y ejecutar proyectos para la mejora de las condiciones de vida de las personas en general. La protección del medio ambiente y la difusión de la cultura de la paz, la espiritualidad y la feminidad son parte esencial en esta tarea.

El mensaje de empoderamiento femenino de ALQVIMIA se expande desde la Garrotxa catalana a países como Nueva York, India y Japón. Ahora su Fundación trae también consciencia de empoderamiento de género sobre la realidad del continente africano. Allí muchas de sus mujeres sufren los efectos de la esclavitud.

El año 2019 la Fundación ALQVIMIA incorpora el proyecto Magdala África a su misión con el fin de crear conciencia social sobre la esclavitud sexual de la mujer, especialmente la mujer silenciada de África. En el siglo XXI el género femenino no ha alcanzado la libertad, padece una nueva esclavitud.

La trata de personas con fines de esclavitud sexual tiene un marcado sesgo de género y está dominada por el patriarcado. El 72% de las víctimas de esclavitud a nivel mundial son mujeres y niñas, podemos decir que la esclavitud tiene género femenino. La Organización de las Naciones Unidas analizó 24,000 casos documentados en 142 países (2016) y pidió terminar con la impunidad de una nueva forma de esclavitud que afecta especialmente al género femenino en todos los continentes.

La esclavitud está creciendo cada vez más en África Central y Occidental por la impunidad del delito. La identificación de redes de trata resulta sumamente compleja. Se necesita conciencia y colaboración internacional para la protección de las mujeres que han sido explotadas sexualmente, porque incluso una vez liberadas siguen siendo coaccionadas por la red.

Muchas mujeres de África son esclavas silenciadas. ¿Qué significa ser esclava sexual?

Carecer de familia y amigos en quien confiar, vivir sin tu pasaporte, no tener asistencia médica, quedarte embarazada y no saber a quién acudir. Tener miedo a la policía, sentirte abusada, tocada y penetrada por hombres que no amas, sentir miedo cada noche, cada tarde, cada día, que te hayan golpeado o insultado alguna vez.

Vivir encerrada, querer estudiar y no poder, que se queden tu dinero. No hablar el idioma ni saber exactamente qué tan lejos esta tu casa. No poder hablar con tus padres ni saber si están vivos. No poder viajar, que te amenacen con matar a tu hijo, que te obliguen a abortar, que droguen a tu bebé, que solo te dejen salir dos horas al día a la calle. No poder salir sola por si escapas, que te coaccionen y obliguen a hacer ver que eres feliz cuando en realidad te estas muriendo por dentro.

Cuando tus besos no son libres, eres una mujer esclava. Ojalá este beso no existiera, ojalá ningún hombre lo necesitara.  Hay besos que son una tortura.

La tortura de vivir esclava

La Fundación Alqvimia se compromete con dar voz a la realidad de la esclavitud sexual de la mujer, desde su visión de empoderamiento femenino y transversal de género.

Una manera natural de preparar tus músculos para el entrenamiento. Una combinación de aceites esenciales de romero, pino, manzanilla, geranio y tomillo para favorecer la microcirculación, tonificación, oxigenación, relajación y descongestión.

Nuestros logros este primer año de vida: 

  1. Hemos alzado nuestra voz en 3 medios sociales (Facebook, Instagram, Twitter) sobre el empoderamiento de la mujer, la igualdad de género y la esclavitud sexual de la mujer principalmente de África. Hemos compartido noticias en el blog de www.magdalaafrica.org, historias que inspiran al cambio en positivo del rol de género.
  2. Hemos crecido internamente conociendo a activistas y otras personas comprometidas con proyectos dedicados a la ayuda directa de mujeres en situación de vulnerabilidad o riesgo de trata.
  3. Hemos presentado el proyecto en diferentes foros profesionales y puesto empeño en vencer el silencio que ahoga la verdad de la esclavitud de nuestro género femenino.
  4. Hemos dedicado nuestro tiempo y talento altruistamente para dar voz a las más invisibles: a las mujeres esclavas.
  5. Este Giving Tuesday, ALQVIMIA donará a través de su Fundación el 25% de las ventas a dos organizaciones dedicadas al empoderamiento y la asistencia de la mujer superviviente de la guerra de Ruanda y de la esclavitud. 

La misión de las Hermanas “Abaja ba Mariya” de Ruanda es servir a las personas desconocidas y hacerles sentir de nuevo la dignidad y la misericordia de la vida. Entre estos desconocidos encontraron en la zona rural de Nyamata este año 2019 a varias mujeres supervivientes de violencia de género durante el conflicto armado en Ruanda y a sus hijas e hijos. Lo que más sorprendió a las Hermanas fue descubrir su trauma y ver como lo habían escondido a la sociedad desde que les sucedió. Desconocidas incluso por sus más cercanos, hablar del tabú de un abuso sexual se convierte en una liberación de condena del alma.

Desde que la Fundación ALQVIMIA se puso en contacto con ellas con su proyecto #magdalaafrica, las Hermanas “Abaja Ba Mariya” han descubierto a 14 mujeres en ese contexto a las que empezaron a visitar y llevarles consuelo. Varias de ellas tuvieron hijos fruto de la situación de conflicto armado y dejaron de estudiar. Ahora ellas han pedido ayuda para aprender a coser a máquina y para crecer y sanar espiritualmente. La profesión de costura en Rwanda es una de las que más ayuda a las mujeres supervivientes del conflicto, les ayuda a construir una nueva tela de vida. Desean liberarse de las cadenas internas que las hacen esclavas del silencio. Además les permite relacionarse entre ellas con un nuevo proyecto de vida, empoderarse y trabajar.

“SICAR cat-Adoratrius” ha atendido desde el 2002 a 1000 mujeres supervivientes de trata. En 2018 dio respuesta a 203 personas víctimas de esta grave violación de derechos humanos. También acoge en sus proyectos a los hijos de las supervivientes. “Adoratrices” es otra entidad religiosa de carácter social, sin ánimo de lucro, que presta atención a mujeres en situación de vulnerabilidad y ofrece atención integral a mujeres víctimas de trata de seres humanos para su recuperación y la restitución de sus derechos. Además, promueve el cambio social a través de la sensibilización y la denuncia de esta grave violación de derechos humanos y derechos de la mujer. El 58% de las personas que ha atendido son de África de hasta 16 diferentes países y otras 36 nacionalidades. Las más destacadas han sido mujeres nigerianas, también vietnamitas y colombianas. Las y los menores víctimas de trata representan ya un 14% de sus casos.

Queremos daros las gracias por vuestras compras en Giving Tuesday.

También a todas y todos las personas que han hecho posible que nuestra misión y la misión de estas dos organizaciones se hayan encontrado para colaborar. Es nuestro deseo que sigamos recuperando vidas y ayudando a las mujeres a sentir dentro suyo la dignidad que el patriarcado más atroz quiso arrebatarles. Esa dignidad la han recuperado en sororidad. También nos gustaría dar las gracias especialmente a todas y todos los amigos y voluntarios que confiaron en la visión de #magdalaafrica, pues gracias a ellas y ellos se ha hecho realidad en la Fundación ALQVIMIA. 

You Might Also Like